domingo, 9 de agosto de 2020

DISCIPLINAMIENTO SOCIAL: EL PANÓPTICO

Despositivo panóptico en Foucault
El Panóptico de Bentham es la figura arquitectónica considerada por Foucault para explicar los procesos de disciplinamiento y normalización de la sociedad. Es una construcción en forma de anillo, en cuyo centro se encuentra una torre con anchas ventanas que se abren en la cara interior. Mientras, la construcción exterior o periférica está constituida por celdas con dos ventanas. Una da al interior, correspondiente a la ventana de la torre, y otra, que permite atravesar la luz de lado a lado de cada celda. Basta con ubicar a un vigilante en la torre y encerrar en cada celda a un condenado, un loco, un enfermo, un obrero o un estudiante para que, por efecto de la contraluz, se pueda observar desde la torre las pequeñas siluetas cautivas: perfectamente individualizadas y constantemente visibles.


Se invierten las tres funciones del calabozo: encerrar, privar de luz y ocultar. Solo se conserva la primera. La plena luz y la mirada de un vigilante captan mejor que la sombra. Pero la visibilidad es una trampa: El preso es visto, pero él no ve: es objeto de una información, jamás sujeto en una comunicación (2002: 308). Esto es la garantía del orden: se vivencia una soledad secuestrada y observada, además de normalizada.

Por ello, el mayor efecto del Panóptico es provocar en los sujetos un estado consciente y permanente de visibilidad que garantiza el funcionamiento automático del poder. La vigilancia se torna permanente en sus efectos, independientemente si se lleva a cabo o no. Es una maquina con capacidad para crear y de sostener una relación de poder independiente de aquel que lo ejerce. Los detenidos se hallan insertos en una situación de poder de la que ellos mismos son los portadores. Ellos mismos han interiorizado el control, por ello no es necesaria la existencia de dispositivos concretos de vigilancia; lo fundamental es saberse vigilado. Bentham sentó el principio de que el poder debía ser visible e inverificable. “Visible: el detenido tendrá sin cesar ante los ojos la elevada silueta de la torre central de donde es espiado. Inverificable: el detenido no debe saber jamás si en aquel momento se le mira; pero debe estar seguro de que siempre puede ser mirado (2002:309). Es así como una relación ficticia desencadena en una sujeción real.

El saberse sometido a un campo de visibilidad, reproduce por su cuenta las coacciones del poder; inscribe sobre su piel la relación de poder en las que juega a la vez dos roles: sometido y autor de su propio sometimiento. De ahí que el poder externo puede abreviar su peso físico, pues éste ya está interiorizado. El Panóptico puede ser utilizado como máquina de hacer experiencias, de modificar el comportamiento, de encauzar o reeducar la conducta de los individuos.

Es un dispositivo que automatiza y desindividualiza el poder. No importa quién ejerce el poder. Cualquier individuo puede hacer funcionar la máquina.

El Panóptico funciona como una especie de laboratorio de poder. Debido a sus mecanismos de observación, gana en eficacia y en capacidad de penetración en el comportamiento de los sujetos; un aumento de saber se traduce en una avanzada del poder.

Sumado a lo anterior, el dispositivo disciplinario está democráticamente controlado, pues es accesible al ejercicio del control por parte de cualquier ciudadano. Por ello, “el esquema panóptico está destinado a difundirse en el cuerpo social; su vocación es volverse en él una función generalizada” (2002: 318).

Pero esta expansión de las instituciones disciplinarias son la expresión de procesos más profundos como: 1) La inversión funcional de las disciplinas. 2) La enjambrazón de los mecanismos disciplinarios.3) La nacionalización de los mecanismos de disciplina.

La "disciplina" no puede identificarse ni con una institución ni con un aparato. Es un tipo de poder, una modalidad para ejercerlo, implicando todo un conjunto de instrumentos, de técnicas, de procedimientos, de niveles de aplicación, de metas: es una "física" o una "anatomía" del poder, una tecnología.

En este sentido, se puede hablar de una sociedad disciplinaria en movimiento que va desde las disciplinas cerradas –situación de peste-, especie de "cuarentena" social, hasta el mecanismo indefinidamente generalizable del "panoptismo".

“Se pretende el adiestramiento minucioso y concreto de las fuerzas útiles; los circuitos de la comunicación son los soportes de una acumulación y de una centralización del saber; el juego de los signos define los anclajes del poder; la hermosa totalidad del individuo no está amputada, reprimida, alterada por nuestro orden social, sino que el individuo se halla en él cuidadosamente fabricado, de acuerdo con toda una táctica de las fuerzas y de los cuerpos. Somos mucho menos griegos de lo que creemos".

Según Foucault: Lo que se busca es producir cuerpos dóciles, exacerbar la productividad de los cuerpos. Somos el engranaje de la máquina panóptica, dominados por sus efectos de poder que prolongamos nosotros mismos.


BIBLIOGRAFÍA

Foucault, Michel, 2002, Vigilar y castigar: nacimiento de la prisión. Buenos Aires: Siglo veintiuno editores.





 [CMLP1]Ver entrada anterior

No hay comentarios:

Publicar un comentario