domingo, 1 de marzo de 2020

CERTIFICADO DE IGUALDAD SALARIAL EN ISLANDIA

Desigualdad de género
Brecha salarial
En entradas anteriores nos hemos referido a la brecha salarial ajustada y no ajustada, al techo de cristal y al suelo pegajosoasí como a mujeres en la administración pública española. Hoy nos referiremos a una reciente propuesta encaminada a superar estas desigualdades de género.


El Gobierno de Islandia aprobó en 2018 una ley que obliga a las empresas de 25 o más empleados a auditar los salarios y complementos salariales. Con vistas a detectar las diferencias de retribución otorgadas por empleo a tiempo parcial, horas trabajadas y bonificaciones, entre mujeres y hombres. ¿Por qué es importante contar con un sistema transparente de retribución salarial?

Queremos destacar dos aspectos. Primero, la igualdad de trato y oportunidades entre hombres y mujeres pasa por la obtención de un certificado público de igualdad salarial de género, tanto en el sector público como en el privado. Las administraciones públicas deben abanderar la construcción de una metodología de medición de la brecha de género y para ello es indispensable favorecer la transparencia salarial por parte de todas las empresas, independientemente de su tamaño. No hay justificación de ningún tipo para que en empresas pequeñas o grandes se permita que, a igual trabajo, los hombres devenguen más que las mujeres. 

Segundo, cuando en buena parte de los países europeos se consolidó una sociedad de empleo, esta estuvo asociada a la fuerza de las organizaciones sindicales, expresada en una regulación salarial transparente –aunque desigual entre hombres y mujeres- que permitía saber cuál era el salario del compañero. Actualmente, la reducción del poder de negociación colectiva ha ido acompañada de la negociación individualizada, de tal manera que en medio del secretismo, la empresa “negocia” de manera individual con cada trabajador el salario. Sin que nadie sepa cuánto gana el compañero de al lado. Esto se ha traducido en un pacto de silencio en el cual nadie se atreve a preguntar: ¿cuál es tu salario? ¿Cuánto ganas? Esta situación da poder al capital a la par que debilita la lucha colectiva y perjudica en especial a las mujeres.

No hay comentarios:

Publicar un comentario