martes, 21 de junio de 2022

LA LENGUA ÍBERA: ¿AISLADA U OLVIDADA?

Formas de escritura de la lengua íbera
La lengua íbera o ibérica se habló al menos en una parte mediterránea de la península que lleva el mismo nombre y también en algunos territorios de lo que hoy es el Sur de Francia: concretamente hasta el río Hérault. El límite hacia el Sur estaría en Porcuna, Jaén. El uso de este idioma se dio en los siglos inmediatamente anteriores a la invasión romana de este territorio.

Durante mucho tiempo se ha considerado una lengua aislada, es decir, que no tiene un parentesco genealógico o genético con ninguna otra lengua viva o muerta, o cuya relación con otras lenguas no ha sido demostrada.

Se han dado muchas hipótesis acerca del origen de esta lengua, pero los últimos avances en la interpretación de las inscripciones encontradas apuntan a algunas semejanzas con el protovasco o vasco antiguo. Especialmente llamativo es el parecido entre ambas lenguas en lo que se refiere a los numerales, terreno en el que no es frecuente que se den préstamos lingüísticos; lo que apuntaría una génesis lingüítisca común (Orduña, 2011; Villar, 2014). Aunque algún autor (Lakarra, 2010) relativice el alcance de estas coincidencias.

En cualquier caso, cabe hacerse algunas preguntas: ¿por qué lenguas como el euskera o el íbero han sido consideradas hasta ahora lenguas aisladas? ¿Se ha prestado suficiente interés en avanzar en la interpretación de los textos de la cultura íbera o más bien la hemos metido en el cajón de la prehistoria demostrando un mayor énfasis hacia hechos históricos como la Reconquista o la colonización romana? ¿Cómo es posible que los lingüistas del euskera encontraran algunos parecidos con lenguas remotas de la región del Cáucaso, Asia, África e, incluso, Groenlandia; pero desconocieran las coincidencias con la vecina lengua de los íberos? ¿Se ha valorado el papel de la lengua íbera en el surgimiento de lenguas romances como el español, el catalán o el valenciano? ¿Hemos estudiado con detenimiento las palabras romances que tienen un origen no latino ni indoeuropeo?

La respuesta a todas estas preguntas podría estar en el nacionalismo romántico. ¿Encajan todas estas nuevas miradas en la idea de nación española o vasca? Nos parece que no. Ni el nacionalismo español ha mirado nunca a otra lengua que no sea el latín, ni el relato del nacionalismo vasco está interesado en asumir vínculos lingüísticos tan próximos. Por desgracia, el nacionalismo mueve el trabajo de arqueólogos, historiadores y también lingüistas.

Conocer la lengua y la cultura ibéricas nos ayuda a entender un poco mejor nuestras lenguas y nuestras formas culturales contemporáneas. ¿Es posible dejar a un lado la mirada nacional y abordar problemas diferentes?



BIBLIOGRAFÍA

Lakarra, J. (2010). «Haches, diptongos y otros detalles de alguna importancia: notas sobre numerales (proto)vascos y comparación vasco-ibérica (con un apéndice sobre hiri y otro sobre bat-bi)». Veleia (27): 191-238.

Orduña, E. (2011). «Los numerales ibéricos y el protovasco». Veleia (28): 125-139.

Villar, F. (2014). Indoeuropeos, iberos, vascos y sus parientes, Estratigrafía y cronología de las poblaciones prehistóricas. Estudios filológicos. Universidad de Salamanca.

martes, 14 de junio de 2022

EL CONCEPTO DE RECONQUISTA HISPÁNICA, INVENCIÓN DEL SIGLO XIX

Imagen de un castillo medieval
Para muchas personas, la Reconquista es un hecho innegable de la historia de España. Como veremos en esta entrada, desde hace décadas los historiadores están poniendo esta idea en cuestión.

Aunque a partir de la Ilustración la historiografía inició una búsqueda de las esencias nacionales, no es sino en pleno siglo XIX cuando se empieza a utilizar la palabra Reconquista. Entendiendo como tal el largo proceso consciente y premeditado de recuperación territorial que duró ocho siglos y que terminó con la expulsión de los musulmanes y con el triunfo de los cristianos.

Desde mitad del siglo XVII, en Castilla se empezó a hablar de restauración en referencia a la guerra contra los musulmanes, culpando de la invasión islámica a los vicios de los últimos reyes visigodos. Mientras que, en Aragón y Cataluña, se hablaba de resistencia pirenaica destacando el papel de los francos como colaboradores de los visigodos en la lucha por la libertad (Ríos, 2011).

En ese proceso, los musulmanes comenzaron a ser vistos más como invasores que como infieles. El elemento lucha religiosa se empezó a sustituir simbólicamente por una referencia más política, ligada a la recupera
ción del territorio. Convirtiendo también a los godos en los primeros reyes de España y borrando de la historia las contiendas de señores de la guerra cristianos contra otros señores de la guerra cristianos.

Martín Ríos (op. cit.) caracteriza el proceso que se dio en el si
glo XIX, en el que el nacionalismo y el romanticismo fueros los principales ejes. Destaca dos corrientes historiográficas: la conservadora y la liberal. El relato de los conservadores se resumía en que la monarquía y la Iglesia habían tenido un papel fundamental en el devenir histórico nacional; y que para solucionar los problemas de España había que recuperar la preeminencia de dichas instituciones. Mientras que el relato de los liberales hacía protagonista al pueblo, sin negar el papel desempeñado por la monarquía y la Iglesia. De esta manera quedó listo el concepto de Reconquista, iniciada por Pelayo y culminada por los Reyes Católicos.


BIBLIOGRAFÍA

Martín Ríos Saloma, La Reconquista. Una construcción historiográfica (siglos xvi-xix), México-Madrid, Instituto de Investigaciones Históricas, UNAM, Marcial Pons Historia, 2011

martes, 7 de junio de 2022

TUTORÍAS ENTRE IGUALES (TEI) ¿UNA ESTRATEGIA PARA REDUCIR EL CONFLICTO ESCOLAR?

TEI
La visibilización del conflicto escolar ha generado una serie de intervenciones que alejan a la escuela del modelo tradicional centrado en la enseñanza, en el solipsismo educativo y en la poca corresponsabilidad familiar en los asuntos escolares. El conflicto emerge y es conceptualizado como acoso escolar, bullying y ciberbullying, además de demandar su intervención. Ya no es un asunto de los niños y las niñas, ni de los y las adolescentes, es un problema social que requiere ser intervenido para garantizar los proyectos educativos.

La tutorías entre iguales, entre pares, es decir, entre estudiantes, hacen parte del programa de mentoring; y según Ferrer-Cascales et al. (2019, p. 3) se apoyan en la teoría de sistemas ecológicos de Bronfenbrenner, en los principios de las teorías de inteligencia emocional de los estudios de Salovey y Mayer y en Goleman; y en la psicología positiva. Si bien hay diversos tipos de tutorías (docente, grupo, expertos, etc.), la tutoría entre iguales se orienta a reducir el conflicto escolar a través de la participación activa de las y los estudiantes para brindar apoyo especialmente a aquellos pares más vulnerables. A través de esta estrategia educativa, los miembros de la comunidad escolar pueden expresar abiertamente a uno de sus iguales, sus necesidades personales, problemas o conflictos por los que atraviesa; es decir, es un proceso de escucha en el cual se detectan posibles situaciones de conflicto interpersonal o de acoso, se empatiza y se buscan salidas no violentas a las mismas. De esta manera, los estudiantes asumen responsabilidades de apoyo y protección del otro; son solidarios; se empoderan para desarrollar un sentimiento de convivencia en el que la violencia no tiene lugar; además de mejorar su autoestima.

A diferencia de otros tipos de programas en los que la intervención de los docentes es más directiva e invasiva, la tutoría entre iguales otorga responsabilidad al alumnado, lo cual demanda formación en una serie de competencias sociales y emocionales, que van desde la solidaridad, la cooperación, la escucha activa, la empatía y la habilidad para mediar, entre otras.

El desarrollo de las tutorías entre iguales supone diversas etapas: 1) difusión y sensibilización de la necesidad de intervenir el conflicto en el ámbito educativo; 2) Formación del profesorado/personal educativo; 3) formación de estudiantes tutores/as; 4) emparejando estudiantes; y por último, 5) desarrollo de la intervención a través de una serie de actividades orientadas a lograr la cohesión, el desarrollo de habilidades sociales, comunicativas y las formación en valores y formas de resolución pacífica de los conflictos.

Ferrer-Cascales, R. et al. (2019) llevan a cabo una investigación en 2015 con el ánimo de mostrar la efectividad de las TIE y concluyen, aunque con resultados no generalizables, que esta estrategia sí redujo el acoso y el acoso cibernético en las aulas, al “mejorar los factores del clima escolar, incluidos la satisfacción con la escuela, el sentido de pertenencia, la cooperación y la comunicación positiva entre la familia y la escuela. Estos factores se relacionaron positivamente con las bajas tasas de las subescalas de agresor/a y víctima, tanto en el cuestionario de acoso escolar (bullying) como en cyberbullying” (p.12).



BIBLIOGRAFÍA

Ferrer-Cascales, R., Albaladejo-Blázquez, N., Sánchez-SanSegundo, M., Portilla-Tamarit, M., Lordan, O. y Ruiz-Robledill, N. (2019) Efectividad del Programa TEI en la reducción del Bullying y Cyberbullying y la mejora del clima escolar. International Journal of Environment Reseach and public health. http://creativecommons.org/licenses/by/4.0/

martes, 24 de mayo de 2022

LA NATURALEZA COMO SUJETO DE DERECHO

Representación de la deidad de la Naturaleza
En la entrada anterior hablábamos de la ciudadanía, como la pertenencia a una sociedad política asociada a una serie de derechos.

La Constitución del Ecuador es el primer documento legal que otorga carácter de persona jurídica a la naturaleza. Esta iniciativa busca proteger la biodiversidad ecuatoriana. Su art. 10. Señala que: “las personas, comunidades, pueblos, nacionalidades y colectivos son titulares y gozarán de los derechos garantizados en la Constitución y en los instrumentos internacionales”. La naturaleza será sujeto de aquellos derechos que le reconozca la Constitución.

En su artículo 71 plantea que: “la naturaleza o Pacha Mama, donde se reproduce y realiza la vida, tiene derecho a que se respete integralmente su existencia y el mantenimiento y regeneración de sus ciclos
vitales, estructura, funciones y procesos evolutivos”.

Es muy difícil ser consecuente con una propuesta ecológica-sustentable de respeto y cuidado de la naturaleza, mientras no abandonemos la visión antropocéntrica en que se ha fundamentado la cultura occidental. Hablar de antropocentrismo es colocar al ser humano y sus intereses como el centro de todo. Ser humano entendido como hombre, blanco, que soporta su saber en la ciencia.

Si bien el antropocentrismo supuso una liberación del hombre frente a los principios teocéntricos que regían su forma de interpretar y actuar sobre el mundo; estos principios adjudicaban su existencia y la de la naturaleza a un ser divino. El gran vuelco fue ubicar al hombre en el centro del universo, todo ello soportado por elementos racionales y por el avance de la ciencia; lo cual supuso colocar todos los seres vivientes y la naturaleza a su servicio. Esto fue acompañado del desconocimiento de cualquier saber no basado en los principios o métodos de la ciencia.

La naturaleza se torna en un medio y no en un fin a la cual hay que cuidar, así como habitar en y con ella. Esta visión antropocéntrica del mundo sostiene nuestra sociedad de consumo actual, la cual plantea una relación explosiva entre naturaleza-humanidad; a tal punto que nos exponemos a desaparecer.

Actualmente, hay una crítica profunda a los principios orientadores de las ciencias sociales modernas apoyadas en la puesta en valor de la separación de la naturaleza y la cultura (el individuo no ligado a lugar y comunidad); la economía alejada de lo social y lo natural; la supremacía del conocimiento experto, por encima de todo otro saber; la separación entre ‘nosotros’ y ‘ellos’, colonizadores y colonizados, civilizados y salvajes, desarrollados y subdesarrollados, entre otros (Botero, 2012).

Las comunidades indígenas nos han dejado un legado que no ha sido reconocido, sino invisibilizado y desdeñado. La Pacha Mama, supone un estado de armonía entre seres humanos y naturaleza. Es una cosmovisión del buen vivir. Buen vivir para estar juntos, para hacernos fuertes, para hacernos solidarios.

No debemos olvidar que los indios norteamericanos y otros grupos indígenas han defendido la espiritualidad fundada en la tierra, para muestra está la carta redactada en 1855 por el Gran Jefe Indio Seattle de la tribu de los Swamish a Franklin Pierce, entonces Presidente de los EE. UU., en la que se lee: “La Tierra no pertenece al hombre, el hombre pertenece a la Tierra. No fue el hombre el que tejió la trama de la vida, él es sólo un hilo de la misma. Todo cuanto haga con la trama se lo hará a sí mismo”.

La modernidad y la emergencia del Estado-nación se distanció de este vínculo a la par que despojó a las comunidades del cuidado de su espacio vital, de la naturaleza; entregando su gestión, en la gran mayoría de los casos, a la gestión privada, para hacer de ella un medio al servicio del capital. De ahí que la lucha por el buen vivir juntos, pasa por el rescate de la comunidad, para su gobernanza y protección.


BIBLIOGRAFÍA 

Botero, Patricia (2012) Investigación y acción colectiva –IAC– Una experiencia de investigación militante. Utopía y Praxis Latinoamericana. Año 17, No. 57, pp. 31-47

miércoles, 18 de mayo de 2022

REFLEXIONES EN TORNO A LA CIUDADANÍA

Representación del concepto
El concepto de ciudanía, como construcción social, es la síntesis de procesos de inclusión y exclusión en torno a una comunidad política, asociada a una serie de derechos como resultado de los intereses y/o luchas de determinados colectivos. Si bien, dichos derechos tienen un carácter universal para una comunidad política determinada, estos poseen una connotación móvil expresada en procesos de avance y retroceso, de inclusión y exclusión de sujetos, y de acción colectiva.

T.H. Marshall, sociólogo británico, escribe un ensayo en 1950 sobre ciudadanía y clase social (1998). En él destaca la doble dimensión del concepto de ciudadanía. Por un lado, su esfera de igualdad legal y política; y, por otro lado, de desigualdad material. Plantea tres dimensiones de la ciudadanía para el ejercicio pleno de la misma: la ciudadanía civil que integra derechos y libertades individuales; una ciudadanía política, que abarca derechos políticos; y una ciudadanía social que incluye derechos económicos, sociales y 
culturales. Desde esta perspectiva, presenta una teoría evolucionista de la ciudadanía, desde una posición crítica a la teoría y a la práctica liberal-individualista de la ciudadanía.

Es en el siglo XX, en el marco de la cristalización de los Estados modernos, la ciudadanía se va a deconstruir a la par con la emergencia del Estado de Bienestar, el cual consagra derechos económicos y sociales, tales como el derecho a la educación, a la salud, a las pensiones, al trabajo o a la vivienda, sexuales y de reproducción, entre otros. Esto supone un proceso creciente de desmercantilización, de solidaridad colectiva y de responsabilidad del Estado sobre el bienestar de los ciudadanos, liberando a las familias y a los individuos de su exclusiva responsabilidad, mientras que el individuo se reafirma como sujeto colectivo.

En la actualidad, esta perspectiva evolucionista ha sido puesta en en cuestión, especialmente con el avance de las políticas neoliberales, lo cual ha supuesto un retroceso en materia de derechos económicos, sociales y culturales, acompañado de un discurso radical contra la migración.

A la par de esta reflexión emerge la perspectiva comunitarista, la cual destaca los vínculos comunitarios –rotos por la emergencia del Estado-nación- y las identidades y lealtades nacionales, sobre las identidades locales y globales (Kymlicka, 2002). Es una llamada a volver a construir el tejido comunitario como espacio de acción, identidad y solidaridades, disputando al Estado espacios de acción, participación y gestión.

Gaete et al. (2022) destacan la emergencia de dos tipos de ciudadanías. Una, llamada ciudadanía radical (Chantal Mouffe,1999), la cual destaca cómo la lucha y el antagonismo social posibilita la ampliación de los derechos y en esa medida la inclusión de los apartados, de los excluidos como sujetos de derechos, es decir, como ciudadanos. Y otra, la ciudadanía medioambiental, que afirma que estos problemas superan las fronteras del Estado-nación y que se definen desde el humanismo cosmopolita (Dobson, 2005). Desde esta perspectiva, se destaca la naturaleza como sujeto jurídico de derecho; la apuesta por la ampliación de los derechos, por ejemplo, el derecho a un aire y un agua limpios, el derecho a participar en decisiones de impacto medioambiental, en pos de la búsqueda de modelos de consumo alternativos, individuales y colectivos, respetuosos con la naturaleza.

Por último, quisiéramos destacar que el concepto de ciudadanía como expresión universal de derechos de una comunidad política se fundamenta en la pertenencia a dicha comunidad. Es decir, si no eres ciudadano no eres sujeto de derechos plenos. Presentándose una contradicción entre los principios de igualdad y solidaridad en que se fundamentan formalmente los derechos humanos. Por ello, queremos volver a rescatar el concepto de comunidad planteado en otra de nuestras entradas del blog, trayendo a colación la reflexión de Esposito (2012), quien señala que si nos construimos como comunidad bajo el principio de lo que nos une, siempre asumiremos al otro como un sujeto con déficit, carente de lo que nosotros somos. Es decir, como subalterno, sin reconocer ni valorar su otredad. Por ello, parafraseando la idea de comunidad de Espósito, la comunidad política o cualquier tipo de comunidad debería basarse en la hospitalidad: esto supone la gratuidad, el deber de priorizar al otro respecto al yo. Al priorizar al otro, a su fragilidad, me entrego a su necesidad.



BIBLIOGRAFÍA

Dobson, A. (2005). Ciudadanía ecológica. Isegoría, (32), 47-62. https://doi.org/10.3989/isegoria.2005.i32.437.

Esposito, Roberto (2012). Inmunidad, comunidad, biopolítica. Las Torres de Lucca Nº 1 (julio-diciembre 2012): 101-114 Istituto Italiano di Scienze Umane, Italia. Traducción: Daniel Lesmes.

Gaete, J. et al., 2022, Análisis reticular de las ciudadanías preconstituyentes emergentes en Chile. Una exploración con redes neuronales artificiales. Revista hispana para el análisis de las redes sociales, vol.33, #2, 2022, 158-175.

Kymlicka, W (2002). Contemporary Political Philosophy, an Introduction. Second Edition, Oxford University Press.

Marshall, T. H. y Bottomore, T. (1998), Ciudadanía y clase social, Madrid, Alianza.

martes, 10 de mayo de 2022

INDIGENISMO Y ESTADOS-NACIÓN EN LATINOAMÉRICA

Nos parece importante definir el concepto de indigenismo para entender la Latinoamérica actual, en el campo político y en el campo social.

Se ha definido indigenismo como "una formulación política y una corriente ideológica, fundamentales ambas para muchos países de América, en términos de su viabilidad como naciones modernas, de realización de su proyecto nacional y de definición de su identidad" (Instituto Indigenista Interamericano 1991).

Tanto la memoria de lo sucedido durante la conquista y colonización de América, como la presencia de elementos coloniales en las sociedades latinoamericanas de la actualidad y la aspiración al fin de la exclusión de los pueblos indígenas son tres de las dimensiones más importantes de esta tradición de pensamiento.

Por lo que respecta a la memoria, el indigenismo alimenta la configuración de discursos nacionales e identidades simbólicas de los estados-nación.

Décadas atrás se habló mucho de "indigenismo integracionista", en el sentido de sacar de la exclusión a los pueblos indígenas y “occidentalizarlos” (Marroquín, 1972). Pero a día de hoy se habla más de etnodesarrollo, en el sentido de ampliar y consolidar los ámbitos de la cultura propia, en un proceso de creciente autogestión y autonomía (Reyes, 2009).


BIBLIOGRAFÍA

Instituto Indigenista Interamericano (1991): "Política Indigenista (1991-1995)". En: América Indígena, vol.L.

Marroquín, Alejandro (1972): Balance del indigenismo. México: Instituto Indigenista Interamericano.

Reyes, Román (2009) Diccionario Crítico de Ciencias Sociales. Madrid: Plaza y Valdés, Universidad Complutense.

martes, 3 de mayo de 2022

CUATRO TRAYECTORIAS DE LIBERALIZACIÓN DEL EMPLEO

Luis Cárdenas y Javier Arribas, de la Universidad Complutense de Madrid, analizan los cambios acaecidos en los mercados de trabajo durante las últimas décadas; desde la perspectiva de la economía política comparada, que se orienta hacia la comparación de los distintos tipos de capitalismo.

Nos resulta de interés la definición de cuatro trayectorias de la liberalización que se dan en diferentes formas de capitalismo:

  • La desregulación supone el desplazamiento de mecanismos de regulación colectiva a favor de acuerdos de "libre mercado". Se basa en un desplazamiento que sustituye la coordinación fuera del mercado, imponiendo (o reinstaurando) las relaciones mercantiles.
  • El concepto de dualización hace referencia a la desprotección o mercantilización de algunas actividades que afectan especialmente a colectivos que se sitúan en la periferia. De esta forma la desregulación afecta principalmente a los colectivos más vulnerables y que cuentan con menores recursos organizativos para defender su estatus.
  • Los procesos de desintegración vertical consisten en la creación de nuevos mercados intermedios en un proceso de producción previamente integrado con distintos niveles de la cadena de valor. En estas prácticas se incluye la subcontratación de la producción a una empresa especializada (por ejemplo, las empresas multiservicios), la creación de filiales independientes (en el propio país o en el extranjero) o el uso de agencias de empleo temporal para la dotación de personal.
  • La última de las trayectorias de liberalización es la flexibilización arraigada (también llamada  flexiseguridad). Es característico de ella que, si bien incluye la desregulación de actividades, los efectos perjudiciales sobre los trabajadores se compensan mediante programas sociales. Un ejemplo de flexibilización arraigada son las llamadas políticas activas de empleo porque permiten transitar de un empleo a otro manteniendo la estabilidad de ingresos y adaptando las capacidades de trabajo a las circunstancias cambiantes de las empresas.

 

BIBLIOGRAFÍA

Cárdenas, Luis y Arribas, Javier (2022) Flexibilización, desregulación y dualización: las trayectorias de liberalización en el cambio institucional del mercado de trabajo. En: Revista Española de Sociología, n.º 31 (2) (2022) a102. pp. 1-21.

miércoles, 27 de abril de 2022

ECONOMICISMO Y CIENCIAS SOCIALES

Economicismo es la conversión de la perspectiva analítica económica en el enfoque prevalente en todas las ciencias sociales, aplicable a cualquier campo del comportamiento humano y de las instituciones (educación, salud, familia, criminalidad, religión, política, burocracia, derecho, etc.). Es también la lógica del homo economicus, una racionalidad que responde a estímulos económicos para lograr la eficacia y la eficiencia.

En las últimas décadas, el enfoque economicista ha ido ganando terreno en la política y en las ciencias sociales. En la primera, el crecimiento económico ha ido convirtiéndose en objetivo primordial e incuestionable. En la segunda, la consultoría ha ido asentándose como la expresión de esta racionalidad económica, por oposición a la investigación social.

Además, el economicismo va más allá de ser una forma de pensamiento académico. Supone una mercantilización de la vida cotidiana, ofrece toda una cosmovisión de respuestas que individualizan y limitan las representaciones en torno a lo social.

Por otro lado, cabe preguntarse si estas formas de pensamiento son compatible con la sostenibilidad social y ambiental. Por definición no lo son y serán un caballo de batalla en la construcción de un discurso de la sostenibilidad. Para poner sobre la mesa los procesos de deterioro medioambiental, de exclusión social, las desigualdades, etc… será necesario superar las lógicas y los significantes de la economía y el corto plazo.


BIBLIOGRAFÍA

Marsi, Luca (2007) El pensamiento economicista, base ideológica del modelo neoliberal. En: Historia Actual Online, Nº 14 (Otoño, 2007), pp. 175-190.

jueves, 21 de abril de 2022

DILEMAS DEL ESTUDIO SOBRE PUBLICACIONES SOCIOLÓGICAS EN REVISTAS

Luis Martínez-Uribe realiza un estudio para describir la evolución de la sociología en los últimos años a través de los datos de publicación en revistas de impacto.

Una de las conclusiones es que el número de coautores de los artículos es cada vez mayor. En esta evolución las revistas metodológicas son las que tienen una media más alta de coautores por artículo publicado.

Otra conclusión del artículo es que el género femenino ha ido subiendo desde 1997 la proporción de autores únicos en las revistas de sociología. La proporción de mujeres también es más alta en las llamadas revistas temáticas.

Utilizando una metodología basada en las redes de afiliación que forman los autores, el estudio descubre la formación de comunidades. Y, de ahí, concluye que la sociología es una disciplina dominada por revistas anglosajonas, sobre todo estadounidenses y británicas. Sin negar que esta afirmación se base en la realidad, nos parece que estudiar los procesos de publicación basándonos sólo en los datos de revistas de impacto puede ser también un sesgo de la aproximación realizada.

Tal como se reconoce al final del artículo, el estudio de las temáticas tratadas o los métodos de investigación utilizados puede resultar de gran interés en futuras investigaciones sobre la materia.

Se nos ocurre que podría ser también de gran utilidad analizar las consecuencias que esta supremacía anglosajona en el número de revistas indexadas puede suponer para el desarrollo de la sociología en países de habla hispana, por ejemplo. Igualmente, una aproximación que mida el impacto que los trabajos publicados por sociólogos tienen en revistas de ciencias sociales en general, así como la relación que las diferentes disciplinas de ciencias sociales tienen entre sí a nivel de citaciones.


BIBLIOGRAFÍA

Martínez-Uribe, Luis (2022) La sociología a través de sus publicaciones en revistas de impacto mediante el uso de big data. EMPIRIA. Revista de Metodología de Ciencias Sociales. Nº 53 enero-abril, 2022, pp. 53-89. ISSN: 1139-5737, DOI/ empiria.53.2022.32612

miércoles, 13 de abril de 2022

FORMULARIOS DE CAPTURA DE PARÁMETROS EN SAS/VIYA

Pantallazo de un formulario de captura
En una entrada anterior nos referíamos a SAS/Viya. Es una plataforma de SAS que se ejecuta en cloud y tiene como fuerte que brinda la posibilidad de ejecutar los trabajos “In Memory”, lo que aumenta la eficiencia cuando se lanzan sobre tablas pesadas.

Dadas estas nuevas posibilidades, muchas organizaciones están migrando sus procesos a SAS/Viya. En ese contexto, una dificultad que se presenta es cómo emular los procesos de captura de parámetros de SAS/Guide; en los que los usuarios del programa eligen mediante un menú una serie de opciones para la salida de los datos.

Pues, ciertamente, SAS/Viya no ofrece todavía una solución sencilla para esta captura de parámetros. Pero una posibilidad es crear un job y después asociar al mismo unos objetos diferentes llamados Task Prompts. Estos últimos pueden crearse con lenguaje xml o con lenguaje html a través de javascript. Nos tocó estudiar bastante para poder hacer funcionar uno de estos task prompts, pero nos funcionó con html y javascript. En este enlace se explica cómo hacerlo.

martes, 5 de abril de 2022

POLICÍA PROACTIVA Y POLICÍA REACTIVA

Imagen de una campaña policial en una escuela
Aunque los orígenes de la policía hace más de dos siglos están ligados a acumular información para prevenir delitos (carácter proactivo), durante la Modernidad la institución policial se había configurado como “instrumento de coerción de carácter en gran medida reactivo, que se emplea por parte de los diversos poderes públicos para dar respuesta a situaciones de desorden, subversión o criminalidad”.

Sin embargo, durante las últimas décadas del siglo XX se produjo un nuevo giro de la policía hacia lo reactivo/preventivo, en línea con nuevas formas neoliberales de gobierno de lo social. Este cambio pudo estar determinado por un crecimiento en la criminalidad registrada durante la segunda mitad del siglo pasado; lo cual situó a lo policial en un papel de mayor centralidad y mayor autonomía frente a las instituciones judiciales (García et al., 2021, pp. 63-68).

Igualmente, una causa de este giro de la policía hacia lo proactivo fue la transformación de los saberes en torno a la actividad policial: innovación en las tecnologías algorítmicas, biométricas, computacionales, telemáticas y, sobre todo, el avance de la estadística recientemente incrementado con el desarrollo del big data.

Por último, el proceso de privatización de las actividades de seguridad ha reforzado el lado preventivo de la criminalidad que se asigna a la policía.

Esta mirada histórica de la policía dentro de los aparatos del estado nos parece de gran interés para comprender la creciente simpatía por las instituciones policiales que se da en las sociedades de nuestro tiempo. Simpatía que no sólo responde a un aumento del conservadurismo y el miedo que siente la ciudadanía, sino a complejos procesos de construcción de discursos en los que interviene el estado, la escuela y los medios de comunicación, entre otros.


BIBLIOGRAFÍA

García, Sergio, Mendiola, Ignacio, Ávila, Débora, Bonelli, Laurent, Brandariz, José Ángel, Fernández Bessa, Cristina y Maroto, Manuel (2021) Metropolice. Seguridad y policía en la ciudad neoliberal. Madrid: Traficantes de Sueños.

martes, 29 de marzo de 2022

CIBERBULLYING, CIBERACOSO EN ÁMBITOS ESCOLARES

Imagen de ciberbullying
El progreso tecnológico, la velocidad de trasmisión de la información a través de páginas web, aplicaciones y redes sociales, han favorecido que el abuso sea trasladado al ciberespacio denominándose como ciberacoso o ciberbullying. Ya llevamos casi medio siglo con una revolución tecnológica cuyos efectos son muy difíciles de controlar. El problema es que el ciberacoso, termina por marcar la vida de los niños, niñas, adolescentes y jóvenes. Porque internet, las redes sociales se convierten en referentes que crean realidad, y en esa medida formas de comportamiento, de pensar, actuar y sentir.

Si bien el acoso escolar sigue su pauta y se queda en los patios, ahora el ciberacoso se queda en las redes, se viraliza, genera una huella digital difícil de controlar. Por ello es muy importante que los chicos y chicas sepan que compartir, por ejemplo, fotos íntimas con tu mejor amiga o con el que crees que es el amor de tu vida, puede en un futuro generar daño. Porque el amor, como la amistad, se desvanece y puede desencadenar en tramas de odio, de resentimiento y en esa medida utilizar dicha información para dejar huellas digitales muy difíciles de controlar.

Las situaciones de bullying o acoso escolar en niños y adolescentes se han incrementado en los últimos años, especialmente en este periodo de pandemia, originando riesgos en el estado mental y físico de las víctimas, además de actitudes violentas y agresivas por parte de los provocadores. Según la UNESCO, casi la mitad (49%) de los niños de 11 países europeos, se ha encontrado con situaciones de ciberbullying. Incluso en países como Italia e Irlanda alcanzó el 59%. Mientras, las niñas y las jóvenes suelen ser las que más lo sufren.

Afecta principalmente a las niñas y a las jóvenes, a todas las personas que presentan debilidades físicas y que son vulnerables emocionalmente, o que por su diferencia -socialmente considerados como sujetos con déficit- por su fenotipo (gordo/a, feo/a, orejón/a, etc.), procedencia o diversidad sexual, funcional y étnica, entre otras.

Los medios más habituales de ciberbullying se dan en las nuevas redes sociales: WhatsApp, Instagram, TikTok y los juegos online son los medios más habituales donde se producen estos tipos de violencia.

Según Martín (2016) las características del ciberacoso son: 1) la intencionalidad, aunque esta es puesta en cuestión porque es posible que los y las estudiantes que participan en prácticas de acoso lo hagan como consecuencia de la dinámica de grupo, y no porque quieran herir a la persona objeto del acoso (UNESCO, 2020). 2). La repetición está vinculada al daño por el carácter reiterativo. El alcance de la posible humillación puede desencadenar, incluso, en suicidio. 3) El anonimato, lo problemático es que no se suele saber quién es el agresor, lo que eleva la dificultad de intervenirlo y controlarlo. Es difícil permanecer fuera del alcance del agresor, por lo tanto se rompen barreras espaciales. 4) La capacidad de distribución, la viralización de la información a través de las redes sociales y la web, lo cual provoca un efecto aún mayor en el impacto de la agresión o acoso. Estos hechos provocan un deterioro de la imagen de la víctima considerable. 5) Un canal siempre abierto: Las víctimas hallan lugares seguros donde permanecer fuera del alcance del agresor, por lo tanto se rompen barreras espaciales (Ortega et al., 2007). 6) La dificultad para rastrear y controlar la huella digital, y 7) La ubicuidad del Internet, que vuelve a quien lo sufre casi imposible abandonar la experiencia de ser acosado.

Dados los riesgos que supone el uso indebido de la web y de las redes sociales, urge construir el ciberacoso o el ciberbullying como un problema social, que no solo se sufre en el ámbito escolar sino en todos los espacios de la vida cotidiana.


BIBLIOGRAFÍA

Educaweb (2012) El acoso escolar se dispara durante la pandemia. Recuperado de: https://www.educaweb.com/noticia/2021/11/03/ciberacoso-escolar-se-dispara-pandemia-claves-prevenirlo-20725/

Martín, J. (2016). El papel del educador social ante el ciberbullying. Revista de Educación Social, (24), 491-498.

Ortega, R., Mora-Merchán, J. A. y Jaguer, T. (2007). Actuando contra el bullying y la violencia escolar. El papel de los medios de comunicación, las autoridades locales y de internet. Empirische Pedagogik.



martes, 22 de marzo de 2022

DESERCIÓN ESCOLAR, BANDAS JUVENILES Y APRECIACIÓN

Una banda escolar
Los estudios señalan que las pandillas o bandas suelen atraer a adolescentes o jóvenes que son más susceptibles a la presión social. Baja autoestima, relaciones familiares tensas, bajo rendimiento académico o desertores del sistema escolar.

El estudio cualitativo realizado por Bonilla y Jaimes (2017) evidenció la relación entre deserción escolar y pertenencia a las bandas, pandillas y parches. Para llenar el tiempo libre, el paso siguiente a la deserción escolar, puede llegar a ser el ingreso a los parches o a bandas de carácter delictivo, muy estructuradas.

Formar parte de una banda o parche, con la illusio de que éste te haga la vida más fácil (cosa que no es así), es una estrategia que ciertos adolescentes siguen. La pertenencia a grupos de desviación social no supone ausencia de normas; más aún, suele demandar la aceptación de estructuras jerárquicas muy rígidas, de liderazgos fuertes, de sistemas disciplinarios férreos cuya violación de las reglas puede ser pagado, incluso, con la vida (Matza, 1981). Sin embargo, hay que destacar, como señalan las autoras, que “la deserción escolar se estableció como escenario favorable y facilitador de su vinculación a colectivos donde, pese a que la violencia se instrumentaliza, los adolescentes y jóvenes encontraron sujetos con su misma necesidad de solidaridad, atención, afecto, protección e inclusión” (Bonilla y Jaimes, 2017:49).

La elevada tasa de deserción escolar característica de este colectivo se presentó por dos vías: Primero, la expulsión. Los adolescentes y jóvenes ingresaron a un bucle de violencia escolar que impedía establecer relaciones pacíficas y respetuosas en el aula y sin contemplar la resolución de los conflictos de forma asertiva. Segundo, el abandono voluntario principalmente por temas motivacionales. La crítica más recurrente entre los entrevistados era la poca motivación frente al sistema escolar, expresada en tedio por las metodologías aplicadas para el desarrollo de las clases y la forma en que eran tratados.

Las y los profesoras/es sienten que pierden el control sobre el aula, el control emocional y se enfrentan a ellos. Los maltratan psicológicamente (ejemplo, “chino pendejo, usted no sirve pa’ nada, retírese”; “gonorrea córrase”, “váyase gonorrea”…etc.) e, incluso, físicamente (golpean con los nudillos sobre sus cabezas).

Los enfrentamientos, los señalamientos y estigmatizaciones en torno al “estudiante malo e inquieto”, aumentan las condiciones de exclusión en que ellos y ellas transitan y se establecen como estímulo claro para replicar la violencia y la intolerancia que vivencian en sus hogares, en sus barrios, en la sociedad que los rodea. Por ello, el camino más fácil es desertar.

Si bien, no toda la responsabilidad debe caer en campo escolar, menos aún sobre los docentes, cuando éstos no cuentan con apoyos suficientes en términos formativos, logísticos e institucionales. Los y las jóvenes inmersos/as en estas bandas no han tenido la oportunidad de acceder a un sistema educativo incluyente. Si bien sus condiciones sociales, económicas y familiares llevan a que transiten en cadenas de vulnerabilidad social, la escuela no se ha instituido como un espacio de comprensión, acercamiento, inclusión y transformación.

Se requiere asumir una posición desde la apreciación y simpatía hacia el sujeto. La perspectiva apreciativa trata de comprender y simpatizar con los sujetos desviados. Apreciar supone comprender y establecer los vínculos explicativos entre esas motivaciones y el contexto estructural dentro del cual se mueven los actores. ¿Por qué se han construido de esa manera?


Es de destacar la importancia de apoyos formativos a los profesores, emocionales, psicológicos para enfrentar este tipo de casos. No hay que dejarlos solos. Hay que realizar protocolos de cómo actuar, cómo seducir, cómo construir lazos de confianza, cómo asumir una posición de apreciación y simpatía hacia las y los adolescentes y las y los jóvenes que transitan por espacios no pacíficos de resolución de conflictos. Además, es necesario apostar por una justicia restaurativa.



BIBLIOGRAFÍA

Bonilla, M. y Jaimes, S. (2017). Parches, pandillas y sistema educativo en bucaramanga: el reto de la inclusión. Revista eleuthera, vol. 17, pp. 31-51.

Matza, David, 1981, El proceso de desviación. Taurus, Madrid.

miércoles, 16 de marzo de 2022

COMUNIDADES DE APRENDIZAJE: EDUCACIÓN Y CAMBIO SOCIAL

Imagen de una escuela
Las primeras Comunidades de Aprendizaje (CA) surgen en España a finales de la década del setenta en Barcelona. Es un proyecto orientado a la transformación social y educativa a través de las interacciones y la participación de la comunidad (Díez y Flecha, 2010).

La escuela tradicional se caracteriza por su solipsismo, es decir, por la baja interacción con el mundo exterior: familias y comunidades.

Las CA apuestan por una escuela abierta; por la participación directa o indirecta de todos a aquellos actores sociales que influyen en el aprendizaje y desarrollo de las niñas y los niños, de las y los adolescentes y jóvenes. Incluye a profesorado, familiares, amigos y amigas, vecinos y vecinas del barrio, miembros de asociaciones y organizaciones vecinales y locales, además de personas voluntarias, entre otras.

Las CA son un proyecto de cambio basado en la investigación –indispensable para la construcción de sujetos críticos-; un lugar de encuentro de desarrollo de capacidades y potencialidades de todas y todos; de fomento de las competencias comunicativas a través del aprendizaje dialógico, argumentativo; en donde los objetivos educativos se establecen participativamente (profesorado, alumnado, familias, personal no docente, asociaciones culturales, voluntariado, etc.); en donde las familias son protagonistas (participan en el diseño curricular y se intenta atender sus necesidades educativas específicas); y se contribuye a crear un clima de altas expectativas, referidas tanto al alumnado como al profesorado, familias y comunidades.

Es una propuesta a corto, medio y largo plazo. De ahí que se plantee el proceso en términos de fases: de sensibilización, de toma de decisiones, de apostar por “un sueño”, de selección de prioridades, de planificación y de seguimiento.

Algunas actividades ligadas a las CA son: creación de grupos interactivos, formación en pedagogías dialógicas dirigidas a todas y todos los participantes de la CA; desarrollo de tertulias pedagógicas, creación de bibliotecas tutorizadas, formación a las familias, impulso a talleres extraescolares (música, teatro, pintura, salidas de reconocimiento del barrio, el campo, etc.) y creación de comisiones mixtas.

La evaluación de proyectos señala que esta propuesta mejora los resultados de aprendizajes académicos, el clima y la convivencia; aumenta las actitudes solidarias; la participación de todos los agentes, lo cual se traduce en un creciente aprendizaje para toda la comunidad; además de priorizar la atención a la diversidad cultural y social en el aula en condiciones igualitarias y solidarias.

En síntesis, las CA parten de la corresponsabilidad de la familia y de la comunidad en el aprendizaje y desarrollo de las niñas y los niños. Es una propuesta novedosa que apuesta a un proyecto escolar de transformación social basado en la construcción de sujetos críticos, que involucra tanto a estudiantes como profesores, familia y comunidad.



BIBLIOGRAFÍA

Comunidades de Aprendizaje (2022) Modelo dialógico de prevención y resolución de conflictos. Recuperado de: https://comunidadesdeaprendizaje.net/actuaciones-de-exito/modelo-dialogico-de-conflictos/

Díez-Palomar, Javier; Flecha García, Ramón Comunidades de Aprendizaje: un proyecto de transformación social y educativa Revista Interuniversitaria de Formación del Profesorado, vol. 24, núm. 1, abril, 2010, pp. 19-30 Universidad de Zaragoza Zaragoza, España.

Junta de Andalucía (2022) Comunidades de aprendizaje. Recuperado de: https://www.juntadeandalucia.es/educacion/portalaverroes/experienciaseducativas/contenido/comunidades-de-aprendizaje-1#anclaObjetivos[CMLP1]

Observatorio de la Infancia (2022) Comunidad de aprendizaje del CEIP Gómez Moreno. Recuperado de: https://www.observatoriodelainfancia.es/participanda/proyecto-comunidades-de-aprendizaje-del-ceip-gomez-moreno/

miércoles, 9 de marzo de 2022

COMUNIDAD Y MIGRACIÓN

Imagen del autor
Cuando pensamos en la Comunidad ¿en qué pensamos? En lo que hay en común.  Nos retrotraemos a lo que tenemos en común: nacimos en el mismo lugar, tenemos la misma cultura, similares rasgos fenotípicos. En fin, tenemos algo en común que nos une, que nos contiene, que nos da identidad.

Bajo esta consideración nos hemos construido como comunidad. Pero todo lo que hemos construido puede ser deconstruible, pero -como señala Darío Sztajnszrajber- eso exige un ejercicio político. Para abordar esta reflexión retoma la propuesta del filósofo italiano Roberto Esposito, quien propone deconstruir la comunidad, no basándose lo común sino en la hospitalidad.

Si nos construimos como comunidad bajo el principio de lo que nos une, siempre asumiremos al otro como un sujeto con déficit, carente de lo que nosotros somos. Es decir, como subalterno, salvaje, proveniente de culturas inferiores.

Desde este marco interpretativo en que se fundamenta la comunidad, las barreras respecto al diferente no se derriban. Son sujetos a los cuales debemos tolerar, mas no necesariamente reconocer, integrar a la comunidad. Por ejemplo, Francia constituyó su política migratoria basada en la asimilación, lo cual supone apostar por la homogenización de la sociedad. Se es francés en la medida en que asumes la cultura francesa, te integras, abandonas tu cultura (velo árabe, hiyab). Tienes que resignificar tu existencia, es decir, resignificar tus prácticas y habitus en el ABC de la comunidad dominante.

En este sentido, la diversidad étnica, “racial” y cultural se concibe como un problema que amenaza la integridad y cohesión social de la cultura dominante.

Por oposición, el modelo inglés también concibe la diversidad como un problema, pero lo aborda desde una política multicultural, que ha desencadenado en la guetificación de la sociedad. Bajo el principio de respeto a las culturas, traducido en “ustedes vivan en su comunidad”, en tanto respeten nuestras normas básicas de comportamiento social, la ciudad termina por configurarse en una estructura guetificada: comunidad india, árabe, china, turca, etc. Sin que existan sólidos puentes de integración, de valorar la diversidad, de interés por el otro. Se tolera al otro, pero no se propugna por relaciones igualitarias, emergen el concepto de minoría para legitimar una cultura dominante.

La propuesta de Esposito es construirnos como comunidad no en la búsqueda de lo que nos une, sino en la posibilidad de una convivencia que potencie nuestras diferencias. En la ansiedad de buscar lo que nos une, se pierde la diferencia. Se pierde lo que más rico, lo rico de lo humano es su diferencia: ¿cómo pensar lo propio, lo humano desde la diferencia, no desde lo común?

Esposito apuesta por la construcción de la comunidad basada en la hospitalidad: esto supone la gratuidad, el deber de priorizar al otro, prioridad del otro sobre el yo. Al priorizar al otro, su fragilidad, me entrego a su necesidad.

Hoy se invita a reflexionar sobre la interculturalidad en procura de deconstruir la multiculturalidad como ya hemos reflexionado en otra entrada del blog.


BIBLIOGRAFIA

Esposito, Roberto (2012). Inmunidad, comunidad, biopolítica. Las Torres de Lucca Nº 1 (julio-diciembre 2012): 101-114 Istituto Italiano di Scienze Umane, Italia. Traducción: Daniel Lesmes.

Sztajnszrajber, Darío. La comunidad. En: https://www.youtube.com/watch?v=qFYJAqxzQtE

miércoles, 23 de febrero de 2022

SOBRE LA PROPUESTA DE ENSEÑANZA DE LA SOCIOLOGÍA DE SILVIA PALEY

Facultad de Ciencias Sociales UBA
Destacamos el interesante artículo de la argentina
Silvia Paley sobre la enseñanza de la sociología, que surge a partir del trabajo de décadas dedicada a la formación de docentes en la disciplina. Que es el reflejo de una trayectoria en el sentido de Bourdieu, tratando de dar cuenta de los cambios en los actores y en el propio campo a través del tiempo; y centrando la mirada en el sujeto.

De ahí, surge la idea de didáctica de autor, que es la reflexión sobre el “hacer con sentido” en las trayectorias de formación docente, donde los graduados de la carrera de sociología plantean un análisis significativo de su propio camino identitario.

Para la autora, en el sentido de Morin (2001), formar es asumir el reto de la complejidad. Destaca el carácter procesal y dinámico de toda formación, resaltando las actividades de evocación, reflexión, deliberación y toma de conciencia. En relación con la problematización y la construcción de humanidad.

Cabe preguntarse si la enseñanza universitaria de la sociología, también en sentido procesual, reúne hoy las condiciones materiales para la implantación de un modelo como el propuesto por Silvia Paley. Un contexto de mercantilización y precarización del trabajo docente, que afecta también a los objetivos de la enseñanza. Igualmente, cabe reflexionar acerca de si la propuesta cabe en los nuevos modelos de gestión universitaria, que priorizan el beneficio económico por encima de la calidad de la enseñanza impartida. O si el diseño de la carrera profesional de docentes-investigadoras/es puede ajustarse a un modelo como la didáctica de autor.

Efectivamente se requiere, por parte del profesorado de sociología, una verdadera toma de conciencia respecto a hacia dónde camina la práctica de la docencia universitaria; y qué estrategias se pueden poner sobre la mesa más allá de corporativismos y carreras individuales.


BIBLIOGRAFIA

Morin, Edgar (2001) Los siete saberes necesarios para la educación del futuro. Barcelona: Paidós Ibérica.

Paley, Silvia (2020) Pensar la enseñanza de la Sociología. Una mirada ético-política y didáctica de la formación de sociólogas y sociólogos como docentes de la UBA. En: Revista Argentina de Sociología N°26 enero-julio 2020.

martes, 15 de febrero de 2022

COPRODUCCIÓN INVESTIGATIVA EN BIALAKOWSKY

Representación de la coproducción
Como señala Alberto Bialakowsky, en la praxis de las ciencias sociales existe un individualismo epistémico. El empirismo y el positivismo han centrado todo el proceso de investigación en torno al individuo consumidor y ciudadano. La encuesta es un claro ejemplo de ello, pero también la entrevista personal se inserta en muchas ocasiones dentro de diseños orientados hacia el individuo.

En entradas anteriores hemos hablado de investigación colaborativa, de la transición del objeto al sujeto, de la posicionalidad del investigador, de técnicas participativas como la foto-voz o el sociograma. La coproducción investigativa surge como respuesta a una crisis del paradigma y plantea cambios que orientan la investigación hacia lo colectivo.

Bialacowsky se refiere a sujetos intelectuales colectivos, cuya fuerza tiene que ver con el grado de empatía que sus locuciones y significados tengan con un prójimo que debe definirse más allá del individuo. Es decir, de manera coproducida. Y considerando el conocimiento como un bien común y un derecho universal.


BIBLIOGRAFÍA

Bialakowsky, Alberto (2021) Sobre la pandemia y la coproducción. En: ALAS Coyunturas | Feb 26, 2021, Asociación Lationoamericana de Sociología.

miércoles, 9 de febrero de 2022

IDEP SALUD, UN BRILLANTE EJEMPLO DE BIG DATA DESDE LAS CIENCIAS SOCIALES

Logo de la organización
En una entrada anterior nos referíamos a los retos y especificidades que el trabajo con big data supone para los profesionales de las ciencias sociales. Un buen ejemplo para ilustrar un trabajo bien hecho en ese sentido es IDEP SALUD.

El Instituto de Estudios en Salud (IDEP), dependiente de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) de Argentina, viene realizando desde hace más de una década la notable tarea de intentar constituir “un sujeto colectivo desde un espacio gremial, y que incursione en el campo de debate e intervenciones sobre la Salud”.

Esta institución construyó, tomando la orientación señalada, un portal de datos sobre COVID-19 realizando procesos de monitoreo de información automatizados, utilizando el paquete estadístico R.

Dichos monitores automatizados tienen por objeto consolidar debates grupales, sentidos, reflexiones y decisiones técnico-metodológicas dinamizadas por la expertise sociológica. Información libre, situada y con perspectiva de género capaz de narrar en tiempo real la situación del COVID-19 en Argentin. Poniendo, además, su acento en la compleja realidad epidemiológica nacional, visibilizando otras problemáticas de alta relevancia socio sanitaria tales como el dengue o el sarampión.

Idep Salud es, también, una reflexión desde lo grupal y lo interdisciplinario; con permanente vigilancia epistemológica, para que no confundir el objeto del método; y la prevalencia de los criterios teórico-profesionales para comparar, cruzar y analizar la información, entre otros aspectos destacables.


BIBLIOGRAFÍA

Orden, P. (2020) Sobre el desarrollo de Monitores automatizados de datos para la Sala de Situación de IDEP Salud: una relatoría desde el campo profesional de la sociología. En: Revista Argentina de Sociología Vol. 16 Nº 27, julio-diciembre 2020.

miércoles, 26 de enero de 2022

XIV CONGRESO ESPAÑOL DE SOCIOLOGÍA

Logo del Congreso
Organizado por el Departamento de Sociología de la Universidad de Murcia, desde el 30 de junio al 2 de julio de 2022 se celebrará en la misma ciudad este nuevo Congreso. “Desigualdades, fronteras y resilencia. Sociología para crisis globales” será el lema del evento.

El plazo para el envío de resúmenes (de máximo 250 palabras) se cierra el próximo 30 de enero. Posteriormente, si el resumen ha sido aceptado, se ha de enviar un texto corto de la ponencia (máximo 2500 palabras), cuyo plazo de entrega culmina el 31 de marzo.

Se han estructurado 21 grupos de trabajo, que recogen la práctica totalidad de las líneas de investigación existentes en sociología

Para las inscripciones, un segundo plazo se abrirá a partir del 1 de marzo.

Podéis obtener más información en la página web del Congreso.

martes, 18 de enero de 2022

BIG DATA, UNA OPORTUNIDAD PARA LAS CIENCIAS SOCIALES

Representación de los big data
En una entrada anterior definíamos big data en relación con grandes volúmenes de información desestructurada, que el proceso de digitalización ha generado de manera creciente.

La investigación social está empezando a asumir el tratamiento de big data en sus métodos de investigación. Al mismo tiempo, otras disciplinas como la informática se han acercado también a los problemas de las ciencias sociales.

En ese contexto, Biagio Aragona define un concepto que nos ha resultado de gran interés: postdemografía. Se refiere a que en el big data los conjuntos de datos son cada vez más conjuntos de eventos; por oposición a los datos procedentes de encuestas, que generalmente son datos de individuos (la demografía). Lo que aporta una aproximación más holística y orientada al análisis de datos en forma agregada.

Este cambio abre un importante reto al trabajo de los científicos sociales: la posibilidad de generar conocimiento y teoría a partir de esa creciente información disponible. Evitando confundir el objeto de estudio (y los objetivos de investigación) con los métodos e, incluso, con las herramientas. Entendemos que esa capacidad para desentrañar ese universo complejo, desestructurado y que va más allá de los individuos no está en manos de todo tipo de profesionales.

Por ello, es necesario que nos apropiemos de estas nuevas formas de acercarse a la realidad conscientes de nuestra potencialidad para aprovecharlas. Sin corporativismos, con un sentido multidisciplinar, pero dando a nuestra formación y conocimientos el valor que realmente tienen.


BIBLIOGRAFÍA

Aragona, B. (2022) Tipos de big data y análisis sociológico: usos, críticas y problemas éticos. En: EMPIRIA. Revista de Metodología de Ciencias Sociales. N.o 53 enero-abril, 2022, pp. 15-30.

martes, 11 de enero de 2022

DINÁMICAS INVISIBLES DEL SECTOR LOGÍSTICO A NIVEL GLOBAL

Trabajo de "picking" en logística
El logístico es un sector que no ha parado de crecer pero que no despierta excesivo interés por parte de los investigadores.  Tradicionalmente se ha asociado al despliegue de tecnologías en la gestión de la cadena de suministro (“supply chain management”) con los avances del sector.

Pero, como señalan Carlota Benvegnú y David Gaborieau (2021), la logística no es sólo resultado de la desindustrialización. También se han dado una serie de cambios que caracterizan y van ligados al crecimiento de este sector:

En primer lugar, un proceso de intensificación del trabajo ligado a las herramientas informáticas utilizadas y a procesos de individualización y temporalidad aplicados a la mano de obra.

En segundo lugar, demandas de flexibilidad. Tanto horaria (en forma de horas extraordinarias y desarrollo de turnos de noche) como salarial (complementos de productividad) o contractual (alto porcentaje de contratos temporales). Además del fuerte nivel de subcontatación dado en la actividad.

En tercer lugar, el sector se ha configurado como un lugar con un nivel muy bajo de cualificación necesaria para acceder a la inmensa mayoría de los puestos ofertados. Esto está relacionado con el manejo del área de preparación de los pedidos (los llamados “pickers”), al estilo de la producción en cadena que se daba en la industria manufacturera: tareas repetitivas y ausencia de autonomía ligadas a la automatización del trabajo.

Por todo ello, coincidimos con los autores en señalar que procesos de invisibilidación y desplazamiento del trabajo han determinado el rumbo del sector logístico.


BIBLIOGRAFÍA

Benvegnú, C. y Gaborieau, D. (2021) La producción fluida. El almacén como forma logística en la nueva era industrial. En: Arxius de sociologia, 43 2021: 109-115.

miércoles, 5 de enero de 2022

ACOSO LABORAL: ALGUNAS ENTRADAS POCO VISITADAS DE NUESTRO BLOG


La difusión a través de internet de estudios y resultados de investigación tiene características muy específicas. En ocasiones, aportaciones que consideramos originales y de valor no resultan bien posicionadas en los buscadores y no son leídas con la frecuencia que se esperaría. A nosotros nos pasa eso con algunas entradas de este blog.

Para la temática del acoso laboral os resumimos brevemente cinco entradas en las que sucede eso y cuya lectura os recomendamos:

Una mirada estructural del acoso laboral es para nosotros una verdadera declaración de intenciones y la explicación de cómo puede tratarse el problema del mobbing desde un enfoque que responsabilice a las empresas.

En esa línea, El mal llamado acoso laboral entre compañeros supone un verdadero desafío a la psicologización e individualización imperante en los estudios sobre acoso laboral.

En Tipología del acoso laboral según las causas que lo producen, exponemos uno de los resultados de nuestra investigación sobre la eficacia de la Ley 1010 de acoso laboral en Colombia. Nos sigue pareciendo una tipología original, pues se aparta de clasificaciones en torno al daño y puede ser una herramienta para entender los fenómenos de acoso desde ese lado estructural y realizar propuestas para su solución.

Génesis de la ley de acoso laboral en Colombia surgió como respuesta a nuestra inicial dificultad para entender por qué razón la Colombia de Uribe había promulgado en 2006 una ley específica sobre acoso laboral. Introduce la relevancia del concepto de homogeneización internacional de la norma en la legislación de normas laborales, como una parte del proceso de globalización.

Por último, en La impunidad es una causa del acoso sexual y laboral introducimos esta dimensión de la justicia en la cuestión del acoso y sus estrategias de prevención y resolución.